top of page
  • croi21

Con un beso, ¿te puedes contagiar de alguna enfermedad bucodental?

Cada año, abril nos trae el Día Internacional del Beso, una festividad que busca remarcar la importancia de este gesto tan único, que damos tanto a esa persona especial como a amigos y seres queridos. La COVID-19 y las medidas de seguridad actuales nos han obligado a reservar esta muestra de cariño para más adelante, pero ¿sabías que los besos también pueden ser un foco de contagio de algunas enfermedades bucodentales?


En Centro de Rehabilitación Oral Integral nos gusta ayudarte a cuidar tu sonrisa y, como expertos en salud oral en Las Palmas, siempre trabajamos para que tú también puedas colaborar en ese cuidado. ¡Te contamos qué patologías orales pueden llegar a contagiarse!


Las caries: de boca en boca

Aunque muchas personas puedan pensar que es un falso mito, lo cierto es que las caries sí se pueden contagiar. La boca es un foco de bacterias, por lo que llegar a desarrollar caries es inevitable si no se mantiene una buena higiene bucodental.

Es cierto que el uso actual de la mascarilla ha frenado en gran medida la interacción directa entre personas, pero aún hay muchos hábitos cotidianos que pueden favorecer el contagio, como compartir cubiertos, utilizar ocasionalmente un cepillo de dientes ajeno y, sobre todo, los besos.


Este tipo de gestos es más común entre parejas o personas muy cercanas entre sí, y es precisamente en estos casos donde radica el mayor peligro. Un simple beso no es sinónimo de contagio, pero si existe un contacto constante y prolongado en el tiempo entre la persona afectada y la sana, es muy probable que llegue a producirse una transmisión de las bacterias.


La periodontitis: un riesgo para muchos

Cuando un paciente no pone freno a la gingivitis, termina desarrollando periodontitis o piorrea, lo que deriva en un debilitamiento del hueso que soporta las piezas dentales.

El riesgo de infección de esta enfermedad no es tan conocido a nivel popular, pero es igual de probable que el de la caries. La diferencia es que, en este caso, el contagio es más probable si la persona sana es susceptible de padecer la enfermedad.


Por lo tanto, aquellas personas que fuman con asiduidad, que padecen diabetes o que están embarazadas, son mucho más propensas a ser infectadas.


Pero, como ya hemos mencionado, ¡hace falta más que un simple beso! El intercambio continuado de saliva es el factor decisivo, afectando principalmente a parejas. Por eso, es muy importante que te pongas en contacto con nuestro equipo si te encuentras en esta situación y empiezas a notar algún síntoma de estas patologías. ¡Por tu bien y por el de los demás!


En Centro de Rehabilitación Oral Integral, tu clínica de salud oral en Las Palmas, te ayudaremos a recuperar el bienestar de tu sonrisa, ¡para que puedas seguir besando sin miedo!



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page