top of page
  • croi21

¿Qué es una luxación dental y cómo podemos tratarla?

Por norma general, cuando pensamos en un traumatismo dental, también nos suele venir a la mente la fractura del diente o incluso su desprendimiento total. Aunque un golpe fuerte o una caída pueden, efectivamente, provocar estas situaciones, ¿sabías que, en algunos casos, puede producirse una luxación dental de la pieza? Se trata del desplazamiento de esta de su posición en el hueso alveolar. ¡Te lo explicamos!


Todos los traumatismos dentales son, sin duda, una de las urgencias dentales más habituales. Sobre todo, entre los niños, los adolescentes y, en general, las personas que practican actividades deportivas de contacto. Por todo ello, como expertos en salud oral en Las Palmas, te explicamos cuáles son las causas de una luxación dental, qué tipos existen y cómo podemos tratarla.


Causas de una luxación dental

La luxación de un diente o una muela se produce como consecuencia de un traumatismo dental en la boca. En muchas ocasiones, las piezas más afectadas acostumbran a ser los incisivos centrales superiores e inferiores, ya que son las más visibles.


Tipos de luxaciones

Generalmente, la luxación dental afecta a más de una pieza y provoca problemas bucodentales como, por ejemplo, la fractura de la raíz y la corona. Podemos distinguir, básicamente, entre cuatro tipos:

· La concusión, cuando se produce una lesión en las estructuras que soportan los dientes, pero, sin embargo, no existe movilidad o desplazamiento de estos.

· La subluxación, cuando sí existe movilidad, aunque no el desplazamiento de la pieza.

· La intrusión, en los casos en los que la movilidad se produce en dirección apical, quedando la pieza hacia dentro del alveolo.

· La luxación dental lateral, cuando la oclusión de la persona se ve alterada, a pesar de que las piezas no presentan movilidad.


¿Qué tratamientos podemos realizar para una luxación dental?

Es importante que tengas en cuenta que, ante cualquier tipo de traumatismo dental, debes acudir de forma urgente a tu dentista. Una vez diagnosticamos la luxación de una o varias piezas dentales, el tratamiento suele constar de tres partes.


Primeramente, volvemos a colocar en su emplazamiento la pieza dental, asegurándonos, mediante radiografías dentales, de que su posición es la adecuada y de que la oclusión es correcta.


Posteriormente, inmovilizamos la pieza dental afectada para estabilizarla, utilizando para ello, por ejemplo, composite, férulas, etc., en función de las necesidades de cada paciente.


Por último, después de unas semanas, volvemos a evaluar cuál es la estabilidad del diente o de la muela para asegurarnos de que podemos rehabilitarla de forma definitiva.



Si tienes alguna duda al respecto o quieres pedirnos una cita, puedes ponerte en contacto con nosotros. ¡Siempre es un placer ayudarte!

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page